Antonio Pestana: Necesitamos soluciones de fondo en el país para poder levantar la producción agropecuaria

Visión Agropecuaria/Marzo 2021

“Yo no quiero que me regalen nada…jamás he recibido una bolsa CLAP porque me parece algo denigrante, como tampoco quiero ni gasolina regalada, ni gasoil regalado”.

Esta es una  parte de las declaraciones de la controversial entrevista que concedió el reconocido ingeniero y  productor agropecuario Antonio Pestana a nuestro director Ejecutivo Gilberto Esteva Grillet, donde también condenó el accionar del gobierno nacional ante la escasez  de combustible, el trato preferencial que han tenido con  los importadores, el incumplimiento de los acuerdos propuestos en las mesas de diálogo y otra serie de hechos que a su juicio han contribuido con el deterioro del sector agropecuario venezolano.

Pestana ha ejercido importantes cargos dentro los diversos gremios del sector, como la  presidencia de Asoportuguesa y de Fedeagro. Esta amplia experiencia le ha permitido conocer a fondo cuales han sido las principales causas que han llevado la agronomía nacional al crítico estado en el cual se sitúa.

Está convencido de que la agricultura en el país tiene que surgir. También está claro que para que eso ocurra, desde los órganos del estado deben generar soluciones concretas y no momentáneas o “pañitos de agua caliente” como lo expresó; sino  que se haga a través de la implantación de políticas públicas en beneficio de la producción nacional, sobretodo que se cumplan las  leyes competentes en materia de importaciones, leyes que garanticen el respeto a la propiedad privada, que condenen las invasiones y otras que garanticen la seguridad de los productores y castiguen la delincuencia.

Importaciones desleales y ventajosas

Con relación al tema de las importaciones sostuvo que éstas se están realizando sin control, sin una certificación que las avale, originando un escenario de desventaja de la producción nacional ante lo importado, lo que también ha hecho que se produzca el deterioro en las relaciones entre los miembros de las cadenas agroproductivas.

Estima que en la actualidad la agroindustria se opone a esta situación de las importaciones por  considerarlas desleales, por ser una política que han venido aplicando en contra de los productores, hecho que ha contribuido al deterioro de la producción nacional y quienes en el pasado las apoyaban porque podían importar productos a precios más económicos que los nacionales, actualmente rechazan la importación libre de aranceles e impuestos de productos  que abundan en los anaqueles, porque sin productividad ni fuentes de empleo, tampoco habrá dinero para adquirir estos productos.

Puntos claves para recuperar la agronomía

Considera que para recuperar el Sistema Agronómico Venezolano el requisito sine qua non sería  apostarle a la productividad, a través de la investigación,  capacitación  y  transferencia de conocimientos; pero también mediante la confianza y el cambio en el trato hacia las cadenas  agroalimentarias, porque son éstas las que pueden generar el impulso que la agricultura representa en el desarrollo del país, por ser la agricultura un sector económico renovable fundado en el conocimiento. Partiendo de este precepto se puede avanzar, no con soluciones a medias o con “pañitos de agua caliente”, acotó.

A favor o en contra del diálogo y de las mesas de trabajo

A propósito de las conversaciones que está desarrollando actualmente FEDECÁMARAS con el gobierno en busca de soluciones para la industria, afirmó que de ese diálogo aun no se ha palpado  ningún beneficio.  Admite que los diálogos son necesarios, pero éstos deben ser sinceros y que  fue por eso que durante el tiempo que estuvo frente de la dirección de Fedeagro, fomentó el diálogo y sostuvo conversaciones importantes como algunos ministros; de esas conversaciones logró algunas cosas, pero producto del deterioro de la economía nacional, estos ministerios se quedaron sin dar respuestas.

Recordó que durante el tiempo que se  desempeñó como miembro del Consejo Nacional de Economía en el año 2016, participó en 40 reuniones, de las cuales no obtuvieron soluciones, porque mientras dicho consejo fomentaba políticas para trabajar en conjunto con el gobierno nacional,  paralelamente el gobierno estaba diseñando los famosos CLAP, que “son una desgracia para el país”.

No queremos nada regalado, queremos trabajar

Dijo que los productores nunca han buscado que el gobierno los mantenga, que al contrario quieren trabajar en base a reglas claras donde haya confianza, tener nuevamente acceso a los créditos y que éstos no sean condonados, porque siempre se ha opuesto a esa situación  por considerar que eso propicia la “vagabundería y la sinvergüenzura”. También afirmó que “no queremos un gobierno populista dirigido hacia el sector agrícola, si no un gobierno que no estorbe,  es lo que piden casi todos los agricultores”.

También dijo  no estar de acuerdo con que se regale la comida a los venezolanos, porque lo ideal es  ganarla con trabajo y esfuerzo, pero a su juicio el gobierno lo ha hecho y ha implantado esta mala política que al igual que Cuba ha sido una calamidad, pues en ese país durante 70 años ha ocurrido que los ciudadanos  no puede ni  hablar por temor a retaliaciones y a quedarse sin comida, puntualizó.

Pandemia y Combustible

Admite que la pandemia llegó para quedarse y que después de ésta el mundo no volverá a ser igual. No duda de que este fenómeno ha generado un gran impacto en algunos procesos y uno de los sectores más afectados a nivel mundial es el de las importaciones. No obstante considera que en Venezuela este tema es utilizado como excusa por la escasez de gasoil, para justificar el hecho de que los camiones no puedan trasladarse. Por eso hace un llamado a que no sigan regalando la gasolina para que pueda estabilizarse su sistema de distribución y no siga afectando el desarrollo del sistema agroproductivo.

“Si hay algún actor económico del país que es resiliente y que no se rinden esos son los agricultores venezolanos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.