Confederación de Asociaciones
de Productores Agropecuarios

 
   

Sector citrícola de Venezuela alerta sobre perdida de plantas por presencia de “Dragón Amarillo”

La muerte de plantas, el aumento del nivel de acidez, la disminución del nivel de azúcar y del porcentaje del jugo, es parte de la sintomatología que presenta actualmente el cultivo de naranja en Venezuela

Minuta Agropecuaria/31-5-2017

La muerte de plantas, el aumento del nivel de acidez, la disminución del nivel de azúcar y del porcentaje del jugo, es parte de la sintomatología que presenta actualmente el cultivo de naranja en Venezuela, debido a la presencia de la enfermedad conocida como “Dragón Amarillo” que ha afectado las plantaciones con la perdida de un 20% de las 35 mil hectáreas que se producen a nivel nacional.

El “Dragón Amarillo”, es considerado la enfermedad más destructiva para los cítricos en el mundo debido a que causa la muerte del árbol de forma inevitable, la enfermedad es trasmitida por un insecto denominado “Diaphorina”, según ha venido denunciando los citricultores al Instituto Nacional de Salud Agrícola y Animal, (Insai), ente rector que hasta los momentos no ha aplicado efectiva y eficientemente las medidas necesarias para atacar con el vector y erradicar su contaminación.

“Los procedimientos y muestras no son efectivamente aplicadas con la urgencia requerida, y esto es alarmante porque debemos eliminar plantas contaminadas para que no se continúe propagando el vector a otras plantaciones”, según denunció Rafael Cabrera, presidente de la Asociación de Fruticultores Valles de Yaracuy, (Afruvalles).

A la falta de medidas y prácticas culturales adecuadas que debieran ser promovidas con la declaración de una emergencia fitosanitaria, se le suma la falta de provisión de fertilizantes e insecticidas para atacar con el vector, tal como ha sido aplicado en otros países como Brasil, Paraguay y México, quienes al detectar la enfermedad, comenzaron a aplicar medidas para su control.

En Costa Rica por ejemplo, sólo en campañas de prevención, capacitación e instalación de laboratorios y otros, se habla de una inversión de aproximadamente US$1 millón en atención a esta plaga.

¿Sabias que?

El primer reporte de la enfermedad fue hecho en China, en 1919, de ahí se propagó a países de África y Oceanía. En 2004 fue descubierta por primera vez en América en cultivos en Araraquara, Brasil.

Promedio bajo

Tradicionalmente, en zafras anteriores la industria venezolana -al menos 7 procesadoras de concentrados de naranja- recibía producción hasta el mes de Junio. Sin embargo, para este 2017, la situación no fue la misma y para mediados de Abril la industria cerró sus puertas por carencia de materia prima.

Esto se debe a que por primera vez, la industria tuvo que utilizar 17 de kilos para un kilo de concentrado de naranja, lo que ronda en un 40% adicional de materia prima, cuando antes solo se requerían 12 kilos del fruto para un kilo de concentrado, situación que se manifiesta por la sintomatología que presentó el cultivo con la enfermedad, para esta zafra.

“El cultivo de naranja presenta un amarillamiento que se manifiesta con una deficiencia de magnesio en la nutrición mineral de la planta, luego en deficiencia de zinc y hierro y que en los jugos se tornan mas ácidos y amargos de lo normal, lo cual se evidencia en como la industria procesó las naranjas”, alertó el también directivo de frutales de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios, (Fedeagro).

A nivel nacional, hay un promedio cercano a las 35 mil hectáreas. El primer estado productor de cítrico es Yaracuy, con 18 mil has, seguido de Carabobo. En años anteriores, las plantaciones tenían un promedio de 30 y 35 toneladas por hectáreas y en los últimos años ha bajado entre 15 y 20 toneladas por has por múltiples problemas como deficiencias de fertilizantes, falta de agroquímicos y otro cúmulo de factores.

Proyecto

El gobierno regional, el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas, (Inia) y Asociaciones de Fruticultores, mantienen un proyecto en el estado Yaracuy, que se basa en la construcción de 12 casas de ambiente controlado para producir plantas certificadas, esto con el objetivo de fomentar la actividad citrícola y garantizar que existan plantas con potencial genético, libre de enfermedades y de virus.

• Regresar
 
Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios
RIF: J-00101593-0
Av. La Industria, Edif. Casa de Italia, PB, San Bernardino, Caracas.
Teléfono: +58 (212) 571.4035 / Fax: +58 (212) 573.4401/573.4423.